NacionalPortadaRegión SurYacuiba

El río Pilcomayo sufre escasez de agua y ausencia de peces

Preocupación en la temporada de pesca entre Yacuiba y Villa Montes

FOTO REFERENCIAL

El río Pilcomayo, una importante fuente de vida y sustento para los habitantes de la región de la provincia Gran Chaco, ha experimentado una notable disminución en su caudal, dejando a su paso una preocupante escasez de peces. Esta situación ha generado poca expectativa en la temporada de pesca actual, poniendo en aprietos a los pescadores y a la economía local.

Según el ingeniero Edwin Cardoso, responsable del medio ambiente en Yacuiba, el río Pilcomayo se encuentra prácticamente vacío y con un caudal muy bajo. Durante la última semana, la venta de sábalo, una especie muy demandada, no estuvo disponible, lo que indica la crítica situación que enfrenta el río.

Recientemente, se registró una oleada considerable que logró atravesar la región autónoma y penetrar en el angosto de la provincia O’Connor de Tarija. Sin embargo, se cree que esta oleada ya ha pasado y ahora se espera una segunda o siguiente oleada el próximo fin de semana. A pesar de ello, el ingeniero Cardoso informa que la presencia de agua y peces es casi nula en la orilla del río Pilcomayo, específicamente en las zonas de Crebaux y Dorbigny, donde incluso hay vehículos varados esperando ser cargados.

La disminución drástica en las últimas semanas ha llevado a especulaciones sobre las bajas temperaturas como posible causa. No obstante, la realidad es que existe una ausencia total de cardúmenes, siendo evidente la falta de movimiento y actividad pesquera que se había registrado hace apenas dos semanas.

La situación actual del río Pilcomayo representa un desafío para la sustentabilidad de la región y el bienestar de las comunidades que dependen de él. Las autoridades competentes, encabezadas por el responsable de CODEFAUNA, han tomado medidas para abordar esta crisis, pero se requiere de una acción urgente y coordinada para encontrar soluciones a largo plazo.

La escasez de agua y la falta de sábalo en el río Pilcomayo constituyen un llamado de atención para preservar nuestros recursos naturales y enfrentar los desafíos del cambio climático. La colaboración entre las autoridades, científicos y la comunidad en general es esencial para proteger y restaurar este importante ecosistema fluvial, garantizando la subsistencia de las especies acuáticas y la seguridad alimentaria de la región.

La incertidumbre persiste en la temporada de pesca y solo el tiempo dirá si el río Pilcomayo recupera su vitalidad y abundancia de peces, o si se enfrenta a un futuro incierto y desafiante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba