PortadaRegión SurTarijaUncategorized

Se fue quien nos inculcó valores humanos

Fallece el hermano Manuel Fariñas Perez

Según datos publicados en el portal del colegio Felipe Palazón,  los que tuvimos a Manuel Fariñas Pérez como profesor, como colega de trabajo, como consejero, como amigo, aseguramos que dejó en nosotros una huella profunda.

El hermano de todos, nació el 5 de junio de 1944, en Barcelona. De padres gallegos, fundió en su ser la indulgencia y tesón del peregrino y migrante gallego, y la energía y la decisión catalanas. De gran vocación de servicio y convencido de que su camino estaba en la búsqueda de la justicia a través de la solidaridad y el amor al prójimo inspirados en el Evangelio, decidió entrar en el Instituto de las Escuelas Cristianas (más conocidos como Hermanos de La Salle).

De la mano del Hno. Felipe Palazón y seguro de que en Latinoamérica podía entregarse plenamente al servicio de los demás, llegó a Tarija , en 1976 para trabajar en el Colegio Antoniano. Inmediatamente, la comunidad tarijeña descubrió en él el carisma, el ánimo, el brío y la tenacidad que lo definen. Como profesor de religión y luego como director, pero sobre todo como amigo, enseñó que la lucha es diaria, sin cuartel, sin quiebres, sin temores, que lo último que se debe perder es la energía para ser mejores. Mejores para con nosotros mismos pero sobre todo mejores para con los demás, para entregarnos a ellos y para amarlos.
La pasión por ese único valor que es el ser humano en su relación con Dios lo llevó a concebir muchos proyectos.

Fundó el colegio La Salle de Tarija, en 1984. Siempre pendiente de las necesidades de la juventud, aceptó, por primera vez en un colegio La Salle,  a las primeras alumnas.

La Casa de la Juventud nació como un anexo del Colegio donde los jóvenes pudieran cultivar un arte y crecer espiritualmente: la pintura, o la música en sus diferentes.

Como servidor de Dios, fue uno de los gestores del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Tarija. Hoy, este movimiento tiene, en nuestra ciudad, un empuje sorprendente y es fermento activo para que aprendamos a conocernos mejor y a experimentar la presencia y el amor de Jesucristo.

El 11 de enero se conoció de su fallecimiento en Cochabamba y todos quienes lo conocieron también sintieron que se opacó la

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba